10 Junio 2010 ~ 1 Comment

4 Cuidados básicos

4 Cuidados Básicos en el Embarazo.

La mayoría de las molestias típicas del embarazo desaparecen después del parto, pero si no cuidas tu salud durante la gestación, algunas de ellas dejarán secuelas permanentes. Toma medidas.

Estrías, manchas en la cara, senos caídos y otras afecciones de mayor cuidado, como anemia o várices, son algunas de las secuelas que dejan en tu cuerpo los cambios a los cuales te enfrentas en esta etapa. Que sean pasajeras o que se conviertan en un problema mayor, depende de ti. Plan para proteger tu salud y tu belleza.

Consiente tus Piernas
Desarrollar varices es uno de los temores más frecuentes de las futuras mamás y con razón, pues este problema es bastante común en el embarazo. El incremento de los niveles de progesterona (que relajan las fibras musculares presentes en las paredes de las venas) dificulta el regreso de la sangre hacia el corazón. Esto sumado al aumento del volumen de la sangre y a la presión del útero sobre esta zona son factores que favorecen su aparición. Después de dar a luz, las molestias por las várices tienden a disminuir, especialmente, si antes no las habías sufrido y no tienes predisposición genética. Para evitar que se vuelvan un problema permanente debes:

- Vigilar tu Peso. Aumenta sólo los kilos recomendados por el médico.
- Utilizar medias especiales. El médico te dirá cuáles son las indicadas. – Tomar un descanso cada 5 minutos para caminar o cambiar de posición por cada hora que estés sentada.
- No usar ropa ajustada en las piernas, los muslos o la cintura.
- Utilizar zapatos de tacón bajo.
- En lo posible, no exponerte al sol, pues el calor dilata las venas.
- Cuando estés descansando, elevar las piernas unos 15 centímetros.
- Realizar caminatas diarias de, por lo menos, 20 minutos.
- Incluir en tu dieta alimentos ricos en vitamina C, un nutriente que ayuda al bienestar de las venas.

Una Salud de Hierro
La anemia por deficiencia de hierro -la más frecuente en la gestación-, aparece debido a que en el embarazo aumentan drásticamente los requerimientos de este mineral por parte del feto y la placenta. Por esto, una dieta normal no cumple con las necesidades básicas de una mujer embarazada, especialmente, si ésta no posee reservas. Si bien los síntomas de la anemia no son muy claros, a no ser que la cantidad de glóbulos rojos sea muy baja, si presentas palidez, sientes fatiga o mareos y tienes dificultad para respirar, consulta con tu médico. Pero como es mejor prevenir que curar, protégete:

- Si te es posible, aumenta tus reservas de hierro cuidando tu dieta antes de planear el embarazo.
- Ingiere durante la gestación alimentos ricos en hierro (carnes de res, pollo, pescado, vegetales de hojas verdes y legumbres). Ten en cuenta que este mineral se absorbe mejor si lo consumes junto con alimentos que contengan vitamina C.
- Sigue al pie de la letra las recomendaciones de tu médico en cuanto a tomar las vitaminas prenatales o si el especialista te prescribe un suplemento mineral con hierro.

Soporte Esencial
Aunque un busto caído no es para nada un problema de salud, ninguna mujer desea que sus senos pierdan su forma o su tamaño a causa de los cambios a los que son sometidos en el embarazo. Para que no te tome por sorpresa, cuida tu busto.

- Elige un buen sostén. A la hora de comprar un brasier ten en cuenta: elegir el talle adecuado (posiblemente cambiarás varias veces de medida); revisar que tenga soporte en las copas y tirantes anchos; que no posea encajes ni costuras y prefiere los de algodón. Recuerda usar un brasier especial para lactancia en el último trimestre, y si tus pechos son muy grandes o tienen tendencia a caerse, es mejor utilizarlo incluso en la noche.
- Termina el baño con un chorro de agua fría sobre tus senos o hazte masajes con un hielo.
- También es importante aplicarte productos hidratantes sobre la piel del seno, mas no en los pezones que, al contrario, necesitan prepararse para la lactancia y en el último trimestre se recomienda secarlos un poco y si es posible exponerlos al sol.
- Realiza ejercicio para tonificarlos, según recomendación médica.

Dale la Batalla a las Estrías
Después de la caída del busto, este es el problema estético que más inquieta a la mujer. Estas desagradables marcas se producen por el gran estiramiento al que es sometida la piel durante el embarazo. Aunque, generalmente, se presentan en el abdomen, también aparecen en el pecho o las caderas y algunas veces acompañadas de prurito. Para evitarlas:

- Hidrata la piel. A partir del segundo trimestre comienza a utilizar cremas corporales antiestrías o cremas humectantes que contengan vitaminas A y E.
- En el caso de que se presenten existen alternativas para atenuarlas, habla con tu médico.

One Response to “4 Cuidados básicos”

  1. visitante 30 Septiembre 2010 at 06:11 Permalink

    me encanta leer este tipo de cosas, gracias!


Leave a Reply